miércoles, 20 de febrero de 2013

Luna Nueva Antes del Nacimiento

El libro “Las múltiples caras de la Luna” de Ruperto y Cavaignac en Ediciones Indigo, expone que la Luna Nueva Antes del Nacimiento (LNAN) informa del karma, del fatalismo debido a acciones anteriores, mientras que la carta raíz del nacimiento informa del potencial del cambio y trabajo personal que puede realizarse en esta vida.

La configuración en la carta natal (relación entre Sol y Luna, aspectos entre ellos, posición y fase del ciclo de lunación, casa en la que cae el ascendente natal en la carta de la LNAN, …) tiene gran importancia en la manifestación de aquello que traemos y junto a los nodos, el eclipse prenatal y la casa II, (la de los valores que poseemos), nos hablan del estado personal y trabajo que deberemos realizar con vistas a la evolución personal.

Es interesante analizar la LNAN como manifestación kármica, quiera decir esto lo que sea, por ejemplo, una disposición genética que se hereda de los antepasados, o como dicen los esotéricos una herencia que se origina como consecuencia del comportamiento en otras vidas. ¿Expresa la casa donde se produce LNAN características en la vida de la persona?.¿Acaso nos habla de cualidades del carácter?. El karma señalado ¿se relaciona, intensifica o disminuye, con el indicado por los nodos, los retrógrados, el eclipse antes del nacimiento, etc?. ¿Cómo se relaciona el eclipse prenatal con LNAN?.

EL RETORNO A LA FUENTE.
LA LUNA NUEVA ANTES DEL NACIMIENTO.


Puesto que en el ciclo de la lunación se da una importancia capital a su comienzo, a la Luna nueva, es evidente que la Luna Nueva anterior al nacimiento debe de llamar nuestra atención. La polaridad Sol-Luna es la de la vida, teniendo como base los instintos y el sexo. Su manifestación es inconsciente a nivel vegetal y animal, pero se vuelve consciente en el hombre. El hombre puede sublimar y transfigurar el sexo en amor libre, claro, idealista. A nivel Soli-Lunar el hombre realiza la espiritualidad en la experiencia de la dualidad. La Luna Llena, símbolo del equilibrio perfecto de todas las polaridades de la vida. A partir de la Luna Llena se desarrollan todas nuestras innumerables actividades culturales y también los procesos variados de auto expresión y de maduración psicomental. La Luna Nueva representa el comienzo de todo lo que pertenece al terreno de la actividad espontánea e instintiva, de todo lo que representa una expresión de vida orgánica del cuerpo.
El hecho fundamental es pues, que todas las manifestaciones de la “vida” son en principio expresiones obstaculizantes de alguna “fatalidad”. Así la Luna Nueva Antes del Nacimiento se refiere a la expresión de energía vital inherente al organismo de una persona, a su naturaleza biológica. Cuando hablamos de `naturaleza` queremos decir que, en la persona, hay una síntesis del pasado, de su herencia ancestral, que está a disposición de la identidad que se encarna para manifestarse. La Luna Nueva anterior a cualquier acontecimiento (nacimiento de una persona, de una nación, de una institución, de una carrera, de una asociación, etc …) es un símbolo de la naturaleza, lo que representa la fatalidad. o filosóficamente el karma, el acontecimiento. Representa el resultado de todas las acciones pasadas en el universo, anteriores al acontecimiento. Pero esto no es un factor pasivo; es el momento o el impulso del pasado que producirá inevitablemente contrariedades nuevas, a menos que un poder espiritual no introduzca un factor “creador” en la sucesión “kármica” de causas y efectos.
El tema de la Luna Nueva anterior a cualquier acontecimiento representa de este modo las tendencias”naturales”, kármicas, que lo condicionan. La aplicación concentrada de este impulso vital kármico se produce en el grado de la Luna Nueva. Este tema va a “determinar” el futuro del acontecimiento a menos que, como ya hemos dicho, algún factor espiritual creador no llegue a expresarse en y por éste acontecimiento y no rompa así la cadena de causalidad o de fatalidad. En este caso, el tema de la Luna Nueva va a “condicionar” solamente el futuro. Entre determinismo y condicionamiento hay la misma diferencia que hay entre una vida dominada por la fatalidad y una vida en la que la libre voluntad del hombre puede llegar a transformar. Sin embargo, el libre albedrío es “condicional” o condicionado por la situación natural producida por la inercia del pasado que se convierte automáticamente en presente.
El tema de la Luna Nueva nos muestra el surgir del pasado racial, nacional, individual, en el presente. Por el contrario el tema del nacimiento nos muestra la potencialidad de influencia de un factor espiritual transformador de este surgir. El tema del nacimiento “no muestra” si una persona va a poder transformar el designio kármico; muestra lo que “podría transformar si” este factor transformador actúa “dentro de las condiciones” establecidas en el pasado.

Luna Nueva anterior al nacimiento no es el único elemento que muestra el surgimiento del pasado dentro del presente. El estudio de las progresiones conversas puede demostrar de forma más precisa cómo las fuerzas kármicas actúan para determinar o condicionar la vida de una persona.
Se puede comprender ahora mejor por qué la fase de la lunación del nacimiento es tan importante. Representa la relación que existe dentro de la personalidad entre la fatalidad determinada por la naturaleza (tema de la Luna Nueva), y la potencialidad de actos creadores (tema natal). He aquí por qué un nacimiento en Luna Nueva indica una vía donde la voluntad creadora del individuo se identifica con la fatalidad, con el destino. Por el contrario, un nacimiento después de la Luna llena muestra más posibilidades de transformar el karma a través de actos individuales. Un nacimiento próximo a los ”Cuartos” de la Luna parece indicar una marcada lucha entre obstáculos orgánicos y el libre albedrío individual, una vida de crisis o conflictos psicológicos.
Para establecer el tema de la Luna Nueva antes del nacimiento debemos establecer el grado exacto de esta Luna Nueva (29 días máximo y 1 como mínimo antes del día del nacimiento) y a partir de este grado alzar el tema “solar”. Dicho de otro modo, poner el grado de la Luna Nueva como ascendente y cada casa de 30° en el zodíaco a partir de ese Ascendente. Por ejemplo, una Luna nueva antes del nacimiento a 16° de Tauro dará un tema con el Ascendente a 16° de Tauro; la Casa 2 a 16°de Géminis, la 3 a 16° de Cáncer, y así sucesivamente. Colocar los planetas en las Casas según las posiciones del momento (día y hora de la Luna Nueva). Rudhyar ha destacado, en el tema de la Luna Nueva, la importancia que tiene la Casa en la que recae el Ascendente del tema natal. Por ejemplo, en el caso anterior (Luna Nueva a 16° de Tauro), el Descendente está a 16° de Escorpión, la casa 8 a 16° de Sagitario, la 9ª 16° de Capricornio, etc … El Ascendente del tema natal estando a 29° de Sagitario se encuentra también en la casa 8 del tema de la Luna Nueva. Según Rudhyar la Casa que contiene el Ascendente natal revela el departamento de energía vital que alimenta y sostiene el esfuerzo personal de autorrealización; en este caso la ipseidad (Ascendente) está alimentada y sostenida por una capacidad innata de acción regeneradora (Casa 8).
Rudhyar utiliza el mismo razonamiento para la posición del MC natal dentro de una Casa en el tema de la Luna Nueva. En este caso, no es la ipseidad, pero si el punto de responsabilidad pública y de poder colectivo que está alimentado y sostenido por el tipo de energía de la Casa donde va a caer el MC natal. En el ejemplo citado, el MC natal cae en el sector del tema de la Luna Nueva. Esto puede querer decir que en actividades socio-profesionales y eventualmente en sus esfuerzos para colmar su función en el seno del gran todo, esta persona está sostenida por su capacidad innata de mejorar constantemente su expresión, su liberación de energía, y de trabajar con dedicación y dentro de un espíritu de servicio.

Para el análisis de las tendencias inconscientes con las que nacemos y de las capacidades para trabajar en el proceso de humanización en la vida tenemos tres cartas:

1 - La natal, con el proyecto de vida (Nodo Sur, lo que se trae al nacer, lo que nos atrae y retiene; Nodo Norte, el objetivo, la finalidad, la estrella polar que muestra el punto de mira que debemos tener durante el camino);

2 - LN con el ascendente en el parte de la Fortuna. Luna Nueva conjunta al Sol, en la casa kármica. ¿Los nodos lunares ahora, qué muestran?. Una hipótesis de trabajo es que junto con la casa XII nos dirán la herencia, la genética, que se encuentra en el origen de nuestras tendencias inconscientes.
Ya que en 28 días los nodos retrogradan en torno a 1º 30´ la calidad de la energía dada por el signo en el que se encuentran, en general, no va a cambiar. Sí pueden variar las casas en las que se encuentran, indicando con ello el ámbito que produjo las tendencias inconscientes, que deberemos conocer para poder entender el origen de nuestras inclinaciones y tendencias.

3 - La carta de LNAN con el ascendente en el punto de Luna Nueva. Casas de 30º. Como dice Rudhyar, analicemos el ascendente natal y el medio cielo: “la Casa que contiene el Ascendente natal revela el departamento de energía vital que alimenta y sostiene el esfuerzo personal de autorrealización”; “la posición del MC natal es el punto de responsabilidad pública, la proyección social, gobernada por el tipo de energía de la Casa donde cae”.
En este último caso también están los nodos ¿qué nos dicen ahora?.