martes, 7 de octubre de 2014

Blancanieves según Bruno Bettelheim

Dice Bruno Bettelheim en “Psicoanálisis de los cuentos de hadas” que "los 7 enanitos del cuento no son más que una excusa para evidenciar los grandes cambios y la evolución personal que experimenta la heroína, pues son personajes que se mantienen sin cambios en un nivel preedípico: no tienen padres, no se casan, no tienen hijos.


El narcisismo de la madrastra trata de impedir el desarrollo de su hija y niega su envejecimiento. Blancanieves es blanca como la nieve (pureza, asexualidad) y roja como la sangre (sexualidad, erotismo). Cuando muerde la manzana por su parte roja envenenada significa el fin de la inocencia; la niña muere siendo enterrada en un ataúd transparente donde permanece por gran tiempo que representa el período de maduración. En este estado es visitada por tres aves: una lechuza que representa la sabiduría; un cuervo que representa la conciencia madura, y, por fin, una paloma que tradicionalmente representa el amor. Alcanzar la madurez física (menstruación) no significa haber alcanzado la emocional ni intelectual para ser adulto integrando los antiguos conflictos. Despertar o renacer significa conseguir un estadio superior de conciencia y madurez superando las difíciles situaciones y experiencias de la transición.

Aquellos que se resisten a la transición y niegan las crisis se mantendrán como los enanitos en un estadio preedípico y no conocerán el amor ni el matrimonio".