sábado, 12 de julio de 2014

Impatiens

Impatiens de Sol

Elixir de Bach:  Impaciencia es el dolor de un tipo de personalidad que viene provocado porque un canal por el que normalmente circulan la luz y la verdad espiritual está bloqueado. En el origen de este estado se observa a menudo una cierta dosis de crueldad.

En la página del blog sobre Elixires de Bach 
http://galefod.blogspot.com.es/p/edward-bach-elixires-floreles.html
se encuentra lo siguiente:
 
Los doce indicadores de personalidad son:

1. Atormentado                 Agrimonia
2. Temor                       Heliántemo 

3. Miedo                       Mímulo
4. Indiferencia                Clemátide   
5. Dolor                      Impaciencia
6. Indecisión                  Scleranthus

7. El entusiasta               Verbena 
8. Falta de valor              Genciana 
9. El que es pisado por todos  Centaura
10. El loco                    Cerostigma 
11. Aflicción               Violeta de agua 
12. Bloqueo                    Achicoria

labotigadelaloe.es/productos/flores-bach/impatiens
que son doce grandes lecciones de la vida.

Aunque debemos aprender todas esas lecciones, concentrémonos en una determinada. Esta lección viene fijada por la posición de la Luna en el momento de nuestro nacimiento, indicándonos cuál es la meta principal de nuestra vida.


Remedio         Cualidad a desarrollar     Error

Agrimonia       Tranquilidad     Atormentado
Scleranthus     Perseverancia    Indecisión
Verbena         Tolerancia       El entusiasta
Clemátide       Bondad           Indiferencia
Achicoria       Amor             Estancamiento
Genciana        Comprensión      Ausencia de valor
Violeta de agua Alegría          Padecimiento
Centaura        Poder         Se deja pisar por todos
Impaciencia     Perdón           Dolor
Cerostigma      Sabiduría        El loco
Heliántemo      Valor            Temor
Mímulo          Compasión        Miedo


Frascos con estos remedios pueden obtenerse de los antiguos fabricantes de productos homeopáticos, aunque también pueden ser elaborados por uno mismo, tal y como se describe a continuación.


Coja un delgado recipiente de cristal y llénelo de agua clara de un río o, preferentemente, de una fuente. Deposite suficientes unidades florales de la planta en cuestión hasta que la superficie del agua quede totalmente cubierta. Deje el recipiente en un lugar soleado hasta que las flores comiencen a marchitarse. A continuación extraiga cuidadosamente las flores del agua añadiendo la misma cantidad de coñac para su conservación. 


Una única gota basta para preparar una botella de 0,2 litros de agua (200 mililitros), de la cual se tomará la dosis necesaria usando como dosificador una cucharilla.


La dosis debe ser medida teniendo en cuenta las necesidades del paciente; en casos agudos, hay que suministrarlas cada hora; en casos crónicos, tres o cuatro veces al día hasta que se observe una mejora y el paciente pueda seguir adelante sin el remedio.