miércoles, 26 de junio de 2013

Genista umbellata. Bolina.



Genista umbellata (L'Her.) Poiret (Bolina).

De la Guía del INCAFO de los árboles y arbustos de la Península Ibérica.
Leguminosa.
La bolina es un arbusto no espinoso, poco elevado, que raramente sobrepasa el metro de altura y forma grandes matas redondeadas y globosas muy características. Ramas numerosas, rígidas, de color amarillento, frecuentemente enfrentadas, recorridas a lo largo por 12 costillas romas. Hojas simples, estrechamente elípticas, naciendo de zonas abultadas o pulvínulos que le dan a las ramas un aspecto nudoso; son sedosas por ambas caras y caen con prontitud dejando los tallos desnudos. Las flores nacen en ramilletes apretados —cabezuelas o umbelas— en la terminación de largas ramillas mimbreñas, en número de 4 a 20 (30), con rabillos muy cortos y con brácteas, cáliz, estandarte y quilla cubiertos de pelos plateados, sedosos. Corola amarillo-dorada, amanposada, de 8 a 13 mm. De largo, con estandarte y quilla casi de igual longitud. Legumbre alargada, recta, comprimida, cubierta densamente de pelos sedosos blanquecinos, con 2 a 5 semillas y de unos 10 a 16 mm.
Florece De enero a junio.
Se cría En matorrales degradados, principalmente en los cerros y laderas secas y soleadas, desde el nivel del mar hasta una altura considerable; vive muy bien sobre suelos poco profundos y pedregosos y, aunque tolera bien la cal, forma matorrales más extensos en los suelos más pobres y ácidos como esquistos, pizarras y gneises.
Habita En el sur de España, provincias de Albacete, Murcia, Almería, Granada, Cádiz y Málaga, y en el norte de África.

Observaciones: De pequeña altura es un arbusto que dispone sus flores en hacecillos globosos que se disponen de forma radial en el exterior de la planta, formando en conjunto una bola o semiesfera amarilla; a ello alude sin duda el nombre popular de bolinas. El científico, umbellata, recuerda la disposición de las flores, que nacen todas del mismo punto, en inflorescencia denominada umbela, poco usual en el género; no obstante los rabillos de las flores son tan cortos que la inflorescencia se transforma la mayoría de las veces en una cabezuela. Las poblaciones de Málaga, Cádiz y Granada, de ramillas más gráciles, han sido distinguidas como var. Equisetiformis.