martes, 26 de marzo de 2013

HIGUERA









HIGUERA
Oriundo de Oriente Próximo donde su cultivo es ancestral. Cuenta el libro 2 Reyes 20, 7; cómo Ezequías rey de Judá (727-698 adC) cayó gravemente enfermo después de resistir a Senaquerib, el sirio, que se vió obligado a retirar su asedio a causa de una epidemia. Al rey se le produjo una terrible llaga que ponía en riesgo su vida y que sus médicos eran incapaces de curar. Isaias le dijo: "Preparad una masa de higos y ponedla sobre la llaga". Ésta sanó y vivió varios años más. Unos 800 años después Dioscórides decía que cocidos, majados y aplicados en forma de emplasto resuelven cualquier dureza, ablandan los lobanillos y maduran los diviesos. Son cicatrizantes y sanadores de toda clase de llagas y heridas.


De Wikipedia:
Ficus carica o higuera es un árbol de pequeño porte o un arbusto de la familia de las moráceas (Moraceae), una de las numerosísimas especies del género Ficus. Originario de Asia sudoccidental, crece ahora espontáneamente en torno al Mediterráneo y en otras regiones del mundo, como al sur de Lima, en la costa central del Perú.
Características: De porte bajo, más semejante al de un arbusto que al de un árbol (entre 3-10 m), sobre todo cuando emite rodrigones que sostienen sus ramas. Poco exigente en cuanto a las cualidades del terreno, su crecimiento es lento. No es raro ver retoños o pies bastante desarrollados creciendo en farallones rocosos o viejos muros.
La corteza es lisa y de color grisáceo. Las hojas son caducas, de 12 a 25 cm de largo y 10 a 18 de ancho, profundamente lobuladas, formadas por 3 ó 5 lóbulos.
Produce frutos compuestos de un tipo especial, el sicono, a los que se conoce como higos (sicono etimológicamente significa higo).
Las higueras crecen espontáneamente en terrenos rocosos e incluso en muros, donde pocas plantas encuentran oportunidad. El desarrollo de sus raíces es temido por mover los suelos donde están situadas. La higuera produce un látex irritante.
Algunas higueras, llamadas breveras, son bíferas o reflorecientes, porque producen dos cosechas al año, la primera, que es de brevas, a principios del verano, y la segunda, de higos, sobre finales del estío. Las brevas se producen en otoño, pero permanecen en el árbol durante el invierno, madurando al final de la primavera. Otras higueras, en cambio, solo dan higos. Es una de las especies aptas para cultivar como bonsai.
Los frutos de la higuera son diversos, distinguiéndose muchas variedades y distintas fructificaciones estacionales, designándose con términos como higos blancos, higos reina, higos negros y brevas. Fue una de las primeras plantas cultivadas por el hombre. Un artículo en la revista Science constataba el hallazgo de nueve higos fosilizados fechados alrededor de 9400-9200 a. C. en el poblado neolítico Gilgal I, en el Valle del Jordán. Debido a que las higueras son del tipo partenocarpico, constituyen una de las especies domesticadas. Este hallazgo antecede la domesticación del trigo, la cebada y las legumbre, por lo que puede ser el primer caso conocido de agricultura. A medida que la migración humana transportó el árbol fuera de su ámbito natural se han desarrollado o aparecido miles de cultivares, la mayoría sin nombre y durante miles de años ha constituido un importante cultivo alimenticio.

Composición: Los higos poseen abundantes azúcares, especialmente glucosa, fructosa y sacarosa; cantidades variables de pentosanas y ácidos cítrico, málico y acético; materias gomosas y mucílago; sales minerales, vitaminas A, B1, B2, C.. En el látex que contienen las ramas y hojas hay enzimas: cravina, diastasa, estearasa, lipasa, proteasa, caucho, etc. Este látex coagula la leche como el cuajo ordinario. 


Propiedades: A los higos se les atribuye la virtud de ablandar la tos, y como laxantes eran usados por los egipcios hace cuatro mil años. Son tonificantes, recomendándose a las embarazadas y a los que padecen agotamiento físico y mental. El líquido obtenido por la decocción de higos secos tienen propiedades emolientes, calmantes, sobre las mucosas inflamadas ya sean del aparato digestivo o respiratorio. Da buenos resultados en caso de faringitis, gastritis, bronquitis y tos irritativa. La decocción se hace con unos 10 higos por litro de agua, cociendo hasta reducir a la mitad. Se beben 3 ó 4 tazas calientes al día.

Curiosidades: Por la teoría del signo o de la semejanza los higos se han utilizado contra ciertas inflamaciones anales "formadas a manera de higos", a lo que debe aludir el antiguo refrán: "higo chichón, para mi señor: higo maduro, para mi culo" sin embargo no se muestran efectivos en la lucha contra las hemorroides en contra de esta teoría de la signatura.

El látex coagula la leche como el cuajo ordinario; en Mallorca se sirven de él desde tiempo inmemorial.