domingo, 10 de febrero de 2013

Capuchina





CAPUCHINA
La capuchina proviene del Perú. Francisco Hernández, en 1615, escribe sobre sus propiedades medicinales. Tanto en sus hojas como en las flores y frutos se encuentra una sustancia con acción antimicrobiana, que actúa como un verdadero antibiótico bacteriostático, que impide la reproducción de numerosos microorganismos patógenos (Bacillus subtilis, Bacillus coli, enterobacterias del género salmonella, estafilococos, neumococos, etc). La capuchina es una de las pocas plantas superiores conocidas capaz de producir antibióticos, pues la mayoría están producidos por hongos o bacterias. Todas las partes de la planta contienen un glucósido sulfurado, la glicoproteolina, que por la acción de la mirosina, una enzima presente en la misma planta, produce entre otras sustancias, un aceite esencial azufrado de potente acción antibiótica. Este aceite esencial pasa a la sangre y se elimina a través de las vías respiratorias y urinarias. Por ello es útil en las infecciones de las vías respiratorias y urinarias. Aplicada localmente es cicatrizante, revitaliza el cabello (conviene afeitarse la cabeza antes de aplicarla contra la caída capilar); tonificante y vigorizante por su alto contenido en vitamina C; regula y normaliza las reglas; y parece poseer cierto efecto afrodisíaco.
No destruye la flora bacteriana, por lo que no produce diarrea o descomposición; no presenta reacciones alérgicas; puede tomarse en ensalada con un sabor que recuerda a la mostaza.

Elixir floral: Para la obsesión, nerviosismo o estados compulsivos. Para el deterioro del sistema nervioso o endocrino. Para quienes son rígidos, incapaces de ponerse en lugar de otro o pecan de un exceso de intelectualismo. Ayuda a las personas que se someten a cromoterapia porque aumenta la sensibilidad a los colores. Vitaliza el sexto chakra y alinea los cuerpos astral y mental.
Elixir Sirio: maestro
Para el acceso al camino místico de sabiduría. Para permitirle al discípulo acceder al Maestro. Para quien se ha comprometido "realmente" en el camino espiritual. Permite la nítida comprensión del camino de sabiduría a seguir (cuerpo mental). Cuando hay exceso de dispersión devocional (cuerpo emocional). Desintoxicante de bacterias en las vías respiratorias. Descongestivo en estados de resfríos, rinitis, sinusitis.